¡Los mejores consejos de un local!

Casas Cúbicas

Guía Casas Cúbicas Róterdam
Índice

Las KubuswoningenCasa Cúbicas de Róterdam son mundialmente famosas por su llamativo diseño y atraen a muchos turistas y curiosos. Este conjunto de casas torcidas pertenecen al estilo arquitectónico llamado estructuralismo y forman en los ojos de su autor, el arquitecto Piet Blom, un gran bosque, el Blaakse Bos. Aunque la mayoría de las casas todavía están habitadas, es posible visitar el interior de una de ellas e incluso ¡quedarse a dormir!

Cómo llegar a las Casas Cúbicas

Las Casa Cúbicas se sitúan en el centro de Róterdam, a pocos metros del moderno Markthal, en una zona que se conoce como Blaak. Se puede llegar a las Casa Cúbicas fácilmente tanto en tranvía (números 21 y 24), metro (A, B, C) o tren (estación Rotterdam Blaak).

Entradas para las Casas Cúbicas

Dentro del conjunto de las Casa Cúbicas de Róterdam existe la Kijk-Kubus, una casa cúbica que ha sido abierta al público manteniendo el diseño y mobiliario original de sus dueños. La visita cuesta unos tres euros y dura apenas unos 30 minutos pero merece la pena, sobretodo si te gusta la arquitectura o si sientes curiosidad de ver cómo son las casas cúbicas por dentro. Las entradas se compran en la misma entrada de la casa museo Kijk-Kubus.

Precio entradas Casas Cúbicas

Adultos3€
Niños, estudiantes o personas con descuento1,5€
¡Mi consejo!

Con la compra de la tarjeta de bienvenida a Róterdam, la Rotterdam Welcome Card, puedes obtener un 25% de descuento en la entrada a las Casas Cúbicas, además de viajar gratis en transporte público y otros descuentos. Compra aquí tu Rotterdam Welcome Card.

Qué ver y hacer en las Casas Cúbicas

Las Casas Cúbicas son todo un reclamo e icono de la ciudad de Róterdam, por lo que no puedes dejar de verlas durante tu visita a Róterdam. Su gran atractivo se basa en la originalidad de su diseño: un cubo de madera inclinado que descansa en una base hexagonal de hormigón. Todas las casas juntas forman un conjunto mágico llamado Blaakse Bos y están en una de las zonas más interesantes de Róterdam, al lado del nuevo Markthal y la Casa Lápiz.

Las Casas Cúbicas por fuera

El diseño de Piet Bloom tenía como objetivo el reconvertir el centro de Róterdam, que quedó totalmente destruido durante la Segunda Guerra Mundial, en un gran bosque de casas para la vivienda social, el Blaakse Bos. Una especie de aldea en la gran ciudad donde las casas se sitúan en las copas de los supuestos árboles, mientras que en su interior se abre una zona común peatonal que da cabida a varias tiendas, empresas e incluso una escuela y una biblioteca. Por la parte de abajo de las Casas Cúbicas se abre paso la calle Blaak.

Las Casas Cúbicas son sin duda un lugar muy fotogénico, ya sea visto desde lejos como desde dentro. No te pierdas por ejemplo las vistas de las Casas Cúbicas desde la Geldersekade, dónde mejor se aprecia la forma de bosque que el arquitecto Piet Blom tenía en mente para las Casas Cúbicas.

Patio Casas Cúbicas Róterdam
Patio de las Casas Cúbicas de Róterdam
¡Mi consejo!

Durante la visita a las Casas Cúbicas no dudes en adentrarte al patio interior para así ver las casas de cerca de forma gratuita.

Las Casas Cúbicas por dentro (Kijk-Kubus)

La Kijk-Kubus es una casa museo abierta al público que, gracias a los muebles y objetos donados por sus dueños, da una buena impresión de cómo vive la gente dentro de una casa cúbica.

La casa se distribuye en tres plantas, la primera para la cocina y el salón, la segunda para los dormitorios y la tercera cómo azotea, y tiene una superficie total de 100 metros cuadrados.

El diseño inclinado de las casas, donde no hay ni una pared recta, el tamaño reducido de sus estancias y las singulares ventanas, hacen que los habitantes de las casas cúbicas tengan que ser realmente creativos a la hora de amueblar y decorar sus casas. En el caso de la Kijk-Kubus vemos una casa decorada al estilo de los años 1980

Interior Casas Cúbicas Róterdam
Las Casas Cúbicas por dentro

Modelos a escala de las casas cúbicas, fotografías y otra información de interés, proporcionan información adicional sobre el Blaakse Bos y las Casas Cúbicas de Róterdam y completan la visita a las famosas Casas Cúbicas.

¿Sabías qué?

Las Casas Cúbicas no están adaptadas para gente en silla de rueda ni son aptas para claustrofóbicos. Hay gente que incluso se marea dentro de ellas debido a la falta de líneas rectas.

Dormir en una casa cúbica

Además del museo, también es posible dormir en una casa cubo. La cadena de albergues Stayokay dispone de uno de los mega cubos de las Casas Cúbicas y ofrece la posibilidad de reservar tanto habitaciones privadas como compartidas a sus huéspedes. Probablemente uno de los lugares más originales (¡y económicos!) donde dormir en Róterdam.

La zona de Blaak

Las Casas Cúbicas se encuentran en medio de la zona conocida como Blaak, dónde se encuentran no sólo varias estaciones de tren, metro y tranvía, sino también la biblioteca central de Róterdam y otros edificios conocidos como la Blaaktoren (la torre lápiz) y el nuevo Martkhal. A pocos metros está además el viejo puerto, ya renovado, con el majestuoso edificio Witte Huis de 1898.

Casas Cúbicas y Blaaktoren Róterdam
Las Casas Cúbicas y la Blaaktoren

Historia de las Casas Cúbicas

A finales de la década de 1960 se consideraba que el centro de la ciudad de Róterdam no era lo suficiente atractivo. En 1974 se empezó un proyecto para revitalizar el centro de Róterdam, integrando una arquitectura variada a pequeña escala conocida como estructuralismo.

El proyecto incluía 74 Casas Cúbicas de Piet Blom, de las cuales sólo se realizaron 38, dejando espacio para la Blaaktoren, una torre residencial con un techo de ángulo inclinado que pronto se apodaría como "Het Potlood", la torre lápiz. Al otro lado de las Casas Cúbicas, Piet Blom diseñó también 250 casas alrededor de la Spaansekade y el Oude Haven con terrazas y cafés al estilo mediterráneo.

Debido al llamativo y original diseño de las Casas Cúbicas no es de extrañar que estas reciban a muchos visitantes de todo el mundo y que incluso se haya abierto una al público como museo. El Blaakse Bos, el nombre del conjunto de las Casas Cúbicas, fue declarado monumento municipal en 2009.

¿Sabías qué?

Las primeras casas cúbicas del arquitecto Piet Blom están en realidad en la ciudad Helmond y formaban parte de un proyecto con el cual se pretendían crear áreas residenciales hospitalarias y modernas en respuesta a la arquitectura gris y a gran escala de la posguerra.

Índice