¡Los mejores consejos de un local!

Drenthe

Índice

Esta provincia al noreste de los Países Bajos es uno de los mejores destinos para los amantes de la naturaleza. Con sus campos de turba, bosques, lagos y pequeñas aldeas, Drenthe se caracteriza por ser una provincia eminentemente rural y tranquila, donde uno puede relajarse y conectar con la naturaleza. Drenthe destaca asimismo por su colección de monumentos funerarios prehistóricos.

Las raíces de Holanda

Drenthe está conocida por ser la zona más antigua de Holanda. Por aquí se pasearon animales primigenios como tigres de dientes de sable, rinocerontes, ciervos e incluso ¡mamuts! Sus habitantes prehistóricos dejaron incluso grandes monumentos funerarios, los hunebedden o megalitos, que todavía hoy se conservan en diferentes puntos de la provincia.

¿Sabías qué?

La vida antaño en la provincia de Drenthe era muy dura. Sus habitantes, que vivían de la agricultura, del cuidado de los animales y de la extracción de la turba, fueron siempre de los más pobres del país. Con los años, Drenthe se ha ido modernizando y en la actualidad es uno de los destinos turísticos más auténticos del país.

Dónde está Drenthe y cómo llegar

Drenthe se sitúa en la parte noreste del país haciendo frontera con Alemania por una parte, y con las provincias de Groninga, Frisia y Overijssel por otra.

Assen y Emmen son sus principales ciudades, aunque lo que más predomina aquí son los pueblos, bosques y vastos prados. De hecho esta es una de las provincias con menos habitantes por metro cuadrado del país.

Tanto el tren como la autovía A28 cruzan la provincia de norte a sur y pasan por sus principales poblaciones, aunque de cara a visitar el resto de la zona lo mejor es hacer uso del coche, ya que los servicios de autobuses son limitados.

Qué ver y qué hacer en Drenthe

Drenthe es, a pesar de su aspecto rural, un lugar sorprendente. No sólo por su naturaleza, sino también por su rica historia. Aquí tanto puedes pasear entre megalitos de la época del neolítico, como visitar antiguas aldeas rurales o ver los restos de un campo de concentración de la Segunda Guerra Mundial.

Los pueblos y ciudades de Drenthe

Drenthe es una de las zonas más rurales y tranquilas de Holanda en la que las grandes ciudades escasean. Los que visitan Drenthe vienen atraídos sobretodo por su naturaleza y tranquilidad. Y es que en esta provincia uno tiene la posibilidad de alojarse en plena naturaleza y disfrutar de la paz y tranquilidad de sus bosques, lagos y aldeas.

Assen, conocida mundialmente por su circuito de motos, es la capital de Drenthe, aunque la ciudad más grande de la provincia es Emmen.

Otros pueblos conocidos son la aldea-museo de Orvelte, la capital de la región de los megalitos Borger, el histórico pueblo esdorp Norg y la bonita población de Zuidlaren, donde cada año se celebra el mercado de caballos más grande de Europa, el Zuidlaardermarkt.

La naturaleza en Drenthe

Drenthe es una provincia muy verde que ofrece tanto tranquilidad como aventura. Los bosques y campos de Drenthe son los lugares perfectos para disfrutar de la naturaleza, hacer senderismo, ir en bicicleta o incluso montar a caballo y descubrir la variada fauna y flora del lugar, con sus páramos, campos de brezales y turba.

No te pierdas sobretodo los humedales del parque nacional de Dwingelderveld, el area de brezales húmedos más grande de Europa Occidental, los bosques del Drents-Friese Wold o los campos alrededor del abrevadero del Drentsche Aa y los monumentos funerarios del Evertsbos y De Hondsrug.

También son muchos los lagos en la provincia de Drenthe que han sido convertidos en playas y lugares de recreación para las familias, como 't Nije Hemelriek, Ieberenplas y Blauwe Meer.

Los amantes de los caballos tienen una parada obligada en Hippisch Centrum Exloo donde cada miércoles y domingo se hacen carreras de hípica.

¡Mi consejo!

Los amantes del senderismo tienen muchas rutas entre las que escoger en Drenthe. Dos de las más importantes son el Pieterpad y el Drenthepad, que pasan por bellos parajes naturales, tumbas megalíticas, granjas sajonas, antiguas iglesias y molinos y pueblos tan pintorescos como Erm, Sleen y Noord-Sleen.

La ruta de los megalitos

Drenthe rebosa de fósiles y restos del pasado. Con un paisaje fruto de la última glaciación, existen huellas tanto de mamuts como de los primeros humanos que habitaron Holanda.

Lo más destacable sin duda son los dólmenes y monolitos de la zona de Borger, que cuenta con un museo propio, el Hunebedcentrum o centro nacional de información sobre megalitos, en el que se explica cómo era la vida aquí durante la prehistoria y en el que se puede ver el monumento megalítico más grande del país.

Los megalitos eran piedras de gran tamaño que se erigían como monumentos funerarios en la época del neolítico. En holandés se conocen con el nombre de hunebedden y en la actualidad se conservan un total de 88 megalitos, 82 de ellos en Drenthe. Quién desee visitarlos puede seguir la llamada ruta de los megalitos Elfhunebeddentocht de 14 kilómetros a pie desde el mismo Hunebedcentrum o bien hacer la Hunebed Highway de Zuidlaren a Coevorden en coche.

Más restos prehistóricos los encontrarás en lugares como los alrededores de Emmen, Eext, Bronneger, Valthe y Midlaren y en el museo OERmuseum de Diever. Descubre aquí una lista detallada de monumentos megalíticos prehistóricos en Drenthe.

¡Mi consejo!

No te pierdas la ruta del mamut (Mammoetpad), un paseo a pie o en bicicleta de 800 metros entre Buinerbrug y el Hunebedcentrum en el que se cuentan diferentes historias sobre esta zona en tiempos prehistóricos y ¡en el que encontrarás reproducciones de mamuts a escala real!

Aldeas y campos de turba

Al igual que por su naturaleza, Drenthe se caracteriza por la presencia de los asentamientos de campesinos antiguos y por sus turberas (veengebied).

Los esdorp eran aldeas que estaban compuestas por diferentes granjas. Algunos de ellos contaban además con un brink, un espacio verde en el centro del pueblo donde se guardaban los animales antes de que salieran a pastar al campo. En este caso al pueblo se le conoce como un brinkdorp. Lugares como Dwingeloo, Roden, Diever, Havelte, Vledder y Ruinen todavía conservan sus antiguas granjas con techo de paja y las estructuras de esdorp y brinkdorp.

Otra categoría de pueblos en Drenthe es la de los zanddorpen o aldeas que se construían en montículos de arena, como Aalden, Valthe, Anderen, Oosterhesselen y Dalen, donde todavía hoy se pueden ver antiguas granjas sajonas y molinos.

Para experimentar cómo era la extracción de la turba y la vida en uno de los pueblos antiguos de Drenthe, no hay nada mejor que hacer una visita al Openluchtmuseum Veenpark, el museo más grande de los Países Bajos.

Pueblo museo Orvelte

Orvelte es un pueblo con carácter de museo en Drenthe, de ahí su nombre Monumentendorp Orvelte. En Orvelte uno se puede pasear entre antiguas granjas y descubrir cómo era la vida en esta región en el pasado. El conjunto monumental es como un gran museo al aire libre donde descubrir antiguos oficios, ver un aprisco de ovejas e incluso subirse a un auténtico tranvía tirado por caballos.

Orvelte cuenta además de todo tipo de restaurantes, tiendas de productos regionales, galerías de arte y una agenda variada de eventos como las demostraciones regulares de fabricación de zuecos, hilos, telas y velas entre otros.

Muy divertido para los niños es el camino de Houten pad van Theodoor, una ruta con todo tipo de actividades para los niños en la naturaleza que pasa por el pueblo de Orvelte.

Campo de tránsito Westerbork

Westerbork fue un campo de tránsito en funcionamiento entre 1942 y 1945 desde donde se deportaron a miles de judíos, gitanos y miembros de la resistencia durante la Segunda Guerra Mundial. Entre ellos, la conocida niña judía Ana Frank y su familia.

En el lugar donde estuvo situado el Kamp Westerbork encontramos ahora un museo en el que se recuerdan tales hechos. También se pueden hacer tours guiados por los terrenos del antiguo Kamp Westerbork y ver diferentes monumentos para la memoria, los restos de las cabañas de los deportados y las vías del tren del campo de tránsito Westerbork.

¿Sabías qué?

La historia de Kamp Westerbork es sobretodo conocida por su papel en la deportación de judíos y gitanos a campos de exterminio nazis entre los años 1942 y 1945. Sin embargo, el complejo se construyó originalmente como campo de refugiados ya en 1939 y se mantuvo en uso hasta su demolición en 1971.

Colonias de la benevolencia

Al igual que la vecina provincia de Overijssel, Drenthe tiene un pasado "colonial". Veenhuizen, Frederiksoord y Wilhelminaoord formaron parte de la Maatschappij van Weldadigheid, unas colonias de benevolencia fundadas a principios del siglo XIX por el general Johannes van den Bosch. Su idea era la de proporcionar trabajo, refugio y educación a los más pobres, en su mayoría vagabundos, huérfanos y mendigos, para así reintegrarlos en la sociedad.

Las colonias funcionaron hasta la década de 1930 y en la actualidad son pueblos que se pueden visitar y cuentan con diferentes museos y edificios históricos. Una forma agradable de ver estas antiguas colonias es haciendo la ruta a pie o en bicicleta llamada Pauperpad. Otra opción es la de visitar el Gevangenismuseum, el Museo de la Prisión en la antigua colonia de Veenhuizen, donde hay una exposición que habla sobre este pasado colonial.

Otros lugares de interés

  • Zuidlaardermeer: Zuidlaardermeer es un hermoso lago donde practicar todo tipo de deportes acuáticos, pasear o darse un chapuzón en el agua. Cuenta con varios restaurantes, cámpings y parques vacacionales.
  • Asserbos (Assen): el Asserbos, en el lado sur de la ciudad de Assen, es un bosque caducifolio muy antiguo con una superficie de unas 114 hectáreas. Este fue plantado bajo las órdenes de Lodewijk Napoleon Bonaparte, a quien le gustaba pasar aquí sus vacaciones.
  • Drents Museum (Assen): el museo de Drenthe cuenta con una colección de arte, objetos y restos arqueológicos muy interesante, que incluye entre otras cosas, ¡la casa de muñecas antigua más grande del país y el barco más antiguo del mundo!
  • Museo de la Prisión (Veenhuizen): antigua prisión de Veenhuizen en la que además de la historia del derecho penal en los Países Bajos, también se cuenta la historia de Veenhuizen, que en su época fue la colonia de benevolencia más grande de Holanda.
  • Castillo de Coevorden (Coevorden): Kasteel Coevorden es el único castillo en Drenthe, que en la actualidad funciona como hotel y restaurante.
  • Radiotelescopio de Dwingeloo: la oscuridad del parque de Dwingelderveld es ideal para los estudios de astronomía que se llevan a cabo desde el radiotelescopio de Dwingeloo y el centro de radioastronomía ASTRON. El enorme radiotelescopio de Dwingeloo es además un monumento nacional.
  • Casa de Van Gogh (Veenoord): en la Van Gogh Huis uno se teletransporta a la casa en la que el gran pintor Van Gogh se alojó durante sus estancia en Drenthe.
  • Meppel: Meppel es una de las joyas de Drenthe. La antigua ciudad comercial no es muy grande, pero tiene muchas atracciones como el centro histórico de la ciudad y sus canales, la torre de agua, y los molinos de viento De Weert y De Vlijt.
  • Diever: en este pueblo se organizan desde 1946 obras de teatro de Shakespeare.
  • Wildlands (Emmen): parque temático y zoológico. La atracción más popular para las familias en Drenthe. ¡Compra aquí tus entradas!

Productos típicos de Drenthe

Además de un dialecto (el Drents) y cultura propia, con sus tradiciones populares como el lanzamiento de bloques (blokgooien) y las típicas aldeas y granjas sajonas, Drenthe cuenta con una larga lista de productos regionales que incluyen panes, zumos, quesos, embutidos, galletas y mostaza entre otros.

No te pierdas por ejemplo el Drentse turf (bizcocho de especias relleno de nueces, pasas y hierbas) y las Drentse kniepertjes (galletas de mantequilla) y Drentse turfjes (galletas de mazapán cubiertas de chocolate).

Información práctica

Cuándo visitar Drenthe

Drenthe es un destino ideal para pasar las vacaciones, desconectar y disfrutar de la tranquilidad de sus bosques. Tanto en invierno como en verano, siempre hay algo que hacer en Drenthe.

Eventos que siempre atraen a mucho visitantes y curiosos a Drenthe son las hogueras de pascua, las explosiones de carbono para celebrar el año nuevo y el mercado de caballos de Zuidlaren.

Dónde comer en Drenthe

Drenthe cuenta con una gran cantidad de restaurantes y cafeterías en las que hacer una pausa y disfrutar de una buena comida. Algunas de mis recomendaciones son:

  • Restaurant-Theater De Deel (Menso Altingstraat 6, 7841 CB Sleen): un restaurante donde cenar o tomarse algo mientras que se disfruta de una obra de teatro.
  • Natuurplaats Noordsche Veld (Donderseweg 22, 9331 TB Norg): café situado en medio de la naturaleza y conocido sobretodo por su "Drenttea", un hightea con todo tipo de productos regionales tanto dulces como salados.
  • Restaurant Sukade (Stoombootkade 10, 7941 BS Meppel): moderno restaurante situado en los canales de Meppel.

Dónde dormir en Drenthe

En Drenthe uno se puede alojar tanto en pueblos tranquilos como en medio de la naturaleza. La provincia cuenta con todo tipo de campings y parques vacacionales, además de modernos hoteles, románticos b&b y económicos hostales. Aunque lo más recomendable para sentirse como un local es alojarse en una de las granjas reconvertidas en alojamientos turísticos.

Algunas de mis recomendaciones:

  • Hoeve de Eshof: antigua granja tradicional sajona de 1762 en el típico esdorp Norg ahora transformada en diversos apartamentos con piscina.
  • LUDIEK eten en slapen: hotel de diseño con habitaciones acogedoras. Muy bien situado, a poca distancia de varios parques nacionales y lugares de interés como Meppel y Frederiksoord.
  • Resort Hof van Saksen: resort vacacional cerca de la ciudad de Assen con diferentes casitas ideales para familias. Entre las instalaciones destacan su piscina y playa con parque infantil y la piscina de bolas.
  • Landal De Bloemert: este camping resort ubicado cerca del bonito pueblo de Zuidlaren y con vistas al lago cuenta con bungalós completamente equipados, un parque infantil y todo tipo de comodidades para sus huéspedes.
  • Center Parcs De Huttenheugte: situado en el entorno natural de Dalen, este parque vacacional alberga una granja infantil y el paraíso acuático Aqua Mundo. ¡Ideal para los que viajen con niños!

Busca aquí más hoteles en la región.

¡Mi consejo!

Alójate en el acogedor B&B Puur Drenthe y disfruta de unas vacaciones rurales en Drenthe. El alojamiento es gracias a sus habitaciones familiares, el parque infantil, granja de animales y jardín con barbacoa ideal para las familias que viajen con niños. ¡Además disponen de una sauna para los huéspedes donde poder relajarse al final del día! Comprueba aquí la disponibilidad y precios.

Drenthe con niños

Especialmente para los que viajen con niños, Drenthe es un destino de vacaciones muy agradable. Es un lugar tranquilo en el que uno está muy en contacto con la naturaleza y en el que se pueden hacer muchas actividades, tanto deportivas como culturales.

El Wildlands Adventure Zoo de Emmen es sin duda uno de los lugares más populares para ir con niños en Drenthe. Este zoo reproduce varios ecosistemas y te lleva a explorar desde la sabana africana hasta el ártico. ¡Una auténtica aventura tanto para pequeños como adultos!

Parques de atracciones como Plopsa Indoor Coevorden, Drouwenerzand, Kabouterland y De Sprookjeshof o los parques de aventura Klimavontuur Meppel y Molecaten Outdoor Drenthe son asimismo una buena opción para pasar un día divertido en familia.

En Drenthe encontrarás además varios museos interesantes y aptos para el público infantil, como lo son el Hunebeddencentrum, dedicado a descubrir los misterios de la prehistoria, el museo de la prisión Gevangenismuseum en Veenhuizen, y el museo al aire libre Openluchtmuseum Veenpark, que cuenta la historia de la región de una forma muy visual y divertida.

Como provincia en la que abundan los bosques, no es de extrañar que exista un gran número de actividades y rutas familiares en la naturaleza. Un buen ejemplo es el bosque Boomkroonpad en Drouwen, que ofrece paseos por plataformas elevadas entre las copas de los árboles y diferentes rutas para hacer a pie, además de un camino de gnomos (kabouterpad) y un bosque con juegos, el Lorkenspeelbos. Otro bosque interesante es el Drents-Friese Wold, que cuenta con un kabouterpad (camino de gnomos) y un vlotevoetenpad (camino sensorial) para niños.

Muy divertidos también son los parques naturales con juegos para niños como el Beleefpark Dwingeloo y el Belevingsbos Kerkenveld.

Y si a tus niños les encantan los animales, no dejes de pasarte por la granja de De Drentse Koe en Ruinerwold, donde se podrán sentir como unos auténticos granjeros además de poder comer helados y jugar a sus anchas. Otra opción es hacer una visita a los apriscos de ovejas (schaapskooi) de por ejemplo Weiteveen, Exloo y Dwingelderveld.

En verano el lago ‘T Nije Hemelriek y la playa de Ermerstrand son algunos de los lugares favoritos entre los locales para darse un chapuzón.

Los indispensables de Drenthe

No te olvides de comprar tus entradas para estas atracciones.

Índice