¡Los mejores consejos de un local!

Cultura y tradiciones de Holanda

Índice

Los Países Bajos están conocidos por ser un país de políticas liberales, secular y moderno. Sus gentes, siempre abiertas y tolerantes, son un ejemplo para muchos a seguir. Pero ¿en qué consiste la cultura holandesa y qué es lo que caracteriza a los holandeses? En esta página te cuento como es la identidad cultural de Holanda, sus costumbres y tradiciones más destacadas.

¿Cómo es la cultura de los holandeses?

A primera vista los holandeses pueden parecer algo reservados y distantes, pero una vez los conoces (y sobretodo si hablas su lengua), te darás cuenta de que son de los más simpáticos, familiares y abiertos. De hecho están conocidos mundialmente por ser uno de los países más tolerantes.

Los holandeses tienen una cultura típicamente norte europeana, donde se valora el tener una buena formación, trabajar duro, ser puntual, correcto y educado y no malgastar. "Nuchtere Hollanders" es una de las formas que tienen los holandeses de describirse a sí mismos y hace directa apelación a la manera que tienen los holandeses de vivir con sobriedad y su carácter trabajador, honesto y práctico.

Pero más allá de los tópicos, Holanda es un país de gran diversidad que alberga un rico patrimonio histórico-cultural, con tradiciones y valores sociales que la hacen única y sorprendente. De hecho, dentro de la misma Holanda hay muchas diferencias culturales, ya que no es lo mismo vivir en el norte o el sur de Holanda, al lado de la costa o en el interior, en un pueblo o en una ciudad.

Los holandeses están además muy orgullosos de su país y lucen con orgullo su bandera y los colores naranjas de la casa real holandesa, en especial durante el Día de Rey y cuando juega la selección.

¿Sabías qué?

Una palabra con la que todo holandés se identifica es la de "gezelligheid", o lo que viene a ser lo mismo, algo que resulta agradable. Para los holandeses es muy importante que todo sea "gezellig": una visita familiar, quedar con los amigos, la decoración del hogar e incluso el interiorismo en tiendas y cafés. Todo tiene que ser muy gezellig y desprender buenas vibraciones.

¿Qué cosas son típicas de Holanda?

A todo el mundo le viene a la cabeza la imagen de bicicletas, zuecos, tulipanes y quesos al oir hablar de los Países Bajos. Pero Holanda es mucho más que eso. Molinos, canales, diques, carriles bici, casas flotantes, y por supuesto, los coffee shops y el Barrio Rojo de Ámsterdam, son algunas otras cosas típicas de Holanda que sorprenden a todo aquél que la visita.

Aunque Holanda ha ganado fama mundial por sus leyes más permisivas hacia el sexo y las drogas, eso no es algo que afecte mucho al día día de los holandeses. Es más, al ser todo legal los holandeses lo ven como algo normal y lo viven sin complejos. De ahí su fama de país tolerante y liberal.

Por la gran cantidad de agua que tiene y lo mucho que llueve, Holanda es además un país muy verde y llano, repleto de parajes naturales y kilómetros de costa.

Los amantes de la cultura disfrutarán asimismo de la gran oferta cultural y artística que ofrece el país, con museos de primera categoría dónde ver a los grandes maestros de la pintura holandesa.

La lengua holandesa

La lengua oficial de Holanda es el neerlandés u holandés, también conocido como flamenco en la zona norte de Bélgica. La lengua holandesa tiene raíces germanas y como tal, guarda muchos lazos y semejanzas con el alemán y el inglés.

En algunas zonas del país oirás además la gente hablar en frisio, la lengua de Friesland, o con dialectos y accentos diferentes como el limburgués en Limburgo, Brabants en Brabante del Norte, Twents en Overijssel o Zeeuws en Zelanda.

La bandera holandesa

La bandera oficial de los Países Bajos se compone desde 1630 de tres franjas del mismo tamaño de color rojo, blanco y azul. Muchos holandeses guardan una bandera en su casa, que cuelgan en la fachada de su casa en ocasiones especiales como en el Día de la Memoria y el Día de la Liberación.

La bandera naranja que en ocasiones se ve también ondear, representa a la familia real holandesa, los Oranje (naranja), de ahí su color.

La casa real holandesa

La casa real holandesa, los Oranje-Nassau, goza de mucha popularidad en Holanda. Festividades como el Día de Rey, que conmemora el cumpleaños del monarca, son celebrados por todo lo alto.

Lugares muy relacionados con la familia real como lo son la ciudad de La Haya, Breda y el pueblo de Buren, reciben asimismo siempre muchos visitantes.

No te pierdas tampoco algunos de los palacios de la familia real: el Paleis Soestdijk, Paleis Huis ten Bosch y el majestuoso Paleis Het Loo.

Trajes regionales de Holanda

El traje que se vende hoy en día como "típico de Holanda" procede en realidad de la región de Volendam. El traje de la mujer se compone por una falda larga de vistosos colores, una camisa negra cubierta con detalles coloridos, un sombrero puntiagudo y unos zuecos. Los hombres van vestidos de negros con chaqueta y una camisa a rayas, calzando los tradicionales zuecos de madera y un pequeño sombrero.

Otro traje regional muy conocido es el de las chicas de Zelanda, que lucen una cofia muy peculiar en su cabeza.

Gastronomia holandesa

La cocina holandesa se caracteriza por platos contundentes a base de patatas y carne, pescado crudo o ahumado del mar del Norte y todo tipo de snacks como croquetas y patatas fritas. En lo dulce destacan los famosos gofres holandeses, la tarta de manzana y las diferentes galletas regionales.

Arte holandés

Holanda ha sido la cuna de numerosos artistas de la talla de Van Gogh, Rembrandt y Vermeer. Puedes visitar sus obras más relevantes en los numerosos museos de arte en Holanda, como el Rijksmuseum en Ámsterdam. Para los amantes del arte más vanguardista no puede faltar una visita al Kunsthal de Róterdam y el Kröller-Müller Museum en el parque nacional De Hoge Veluwe.

Festivos nacionales

Los holandeses tienen muchas tradiciones vinculadas a festivos, como la de Sint Maarten (donde los niños van de puerta en puerta cantando y recogiendo caramelos), Sinterklaas (el Papá Noel holandés, que trae regalos a los niños que se han portado bien), o la de esconder huevos y celebrar la Pascua con un brunch.

Las fiestas de carácter religioso son más bien poco comunes en Holanda a excepción del sur de Holanda, donde la religión católica arraigó más y todavía hoy se celebran procesiones y fiestas como las del Carnaval por todo lo alto.

Celebraciones como las del Día del Rey o el Día de la Liberación son muy importantes para los holandeses. Además cada vez que Holanda participa en un mundial de fútbol, la gente se desvive por la selección y siguen todos los partidos en directo desde las grandes pantallas que en muchas plazas y pueblos se instalan para poder ver el mundial todos juntos.

¿Qué costumbres tienen los holandeses?

Igual que pasa en muchas otras sociedades, los holandeses cuentan con sus propias costumbres y tradiciones. Desde el horario de comidas hasta la forma de celebrar los cumpleaños. ¿Sabías por ejemplo que para quedar con alguien en Holanda lo has de acordar con mucha antelación? ¿O que para poder usar el aseo público se suele tener que pagar?

A continuación os hablo de algunas de las costumbres más destacadas y sorprendentes de los holandeses.

Ir en bicicleta a todas partes

Como ya es conocido, Holanda cuenta con cientos de miles de kilómetros de carriles bici y se dice que el país cuenta con más bicicletas que habitantes. Y es que en Holanda la cultura de la bicicleta es sagrada y ya desde bien chicos a los niños se les enseña a ir en bicicleta a todas partes.

Ir en bicicleta en Holanda
Ir en bicicleta en Holanda

Saludarse con tres besos

Mientras que en España nos saludamos con dos besos, en Holanda se dan tres besos en la mejilla a la hora de saludar y despedirse, pero sólo si son familia o amigos. En caso de estar con desconocidos, en una reunión de negocios o trabajo, entonces la gente se presenta dando la mano y diciendo su nombre. Para despedirse se vuelven a dar la mano.

Ser educado y honesto

En Holanda la gente es muy respetuosa y educada y siempre intenta quedar bien con los demás. Por ejemplo, llegar tarde a los sitios, presentarse sin avisar a la casa de alguien o no saludar a la gente por la calle (en especial en los pueblos) está muy mal visto. La gente va en silencio en el transporte público, mantiene conversaciones en voz baja en restaurantes y las calles, casas y jardines se mantienen en general muy cuidadas. Eso hace que la vida en Holanda sea en general muy tranquila y placentera.

Por otra parte, los holandeses tienen fama mundial por hablar sin tapujos e ir directamente al grano. Y es que para los holandeses es una falta de respeto el no ser honesto o hacer perder el tiempo a alguien.

¿Sabías qué?

Los holandeses son muy detallistas y para cualquier ocasión envían tarjetas de felicitación o dan regalos como ramos de flores y cajas de bombones. Para acordarse de todas estas fechas especiales suelen hacer uso de calendarios, los verjaardagskalender, que suelen colgar en el lavabo.

Comer pan al mediodía

El almuerzo en Holanda suele tener lugar a las 12:00 h del mediodía y no suele ser más que un sándwich de queso y mantequilla. Incluso si los niños van a la escuela, lo normal es darles un tupper con el bocadillo y algo de fruta para comer al mediodía. Esta es la razón por la que en el menú del mediodía de la mayoría de restaurantes y cafeterías holandeses sólo encontrarás bocadillos y como mucho alguna ensalada, tortilla o sopa para comer.

Los holandeses suelen comer de forma rápida e informal, aunque en el fin de semana, y en especial si tienen invitados, la comida suele ser algo más extensa, con panes y cruasanes recién horneados y todo tipo de rellenos, patés y mermeladas para untar el pan. De bebida se suele tomar leche o zumos de frutas.

¿Sabías qué?

Los holandeses se hacen sandwiches no sólo de queso y mantequilla, si no también de mantequilla y virutas de chocolate (hagelslag), pasta de chocolate (preferiblemente Duo Penotti), crema de cacahuete (pindakaas), ensaladilla de huevo (eiersalade), láminas de cocos (kokosbrood) o incluso galletas del tipo speculaas. ¡La cantidad de aderezos para el pan en los supermercados holandeses es innumerable!

Cenar a las seis de la tarde

La comida principal del día (y la única comida caliente del día para muchos holandeses) es la cena, que se suele hacer entre las 18:00 y 19:00 h de la tarde. De hecho los holandeses suelen trabajar hasta las 17:00 h y las tiendas suelen cerrar a las 18:00 h, por lo que a esas horas ya todo el mundo está casa.

La cena suele ser una comida copiosa a base de patatas, verduras y carne, aunque en la cocina holandesa hay mucha afición por probar platos exóticos de otras cocinas del mundo y en los supermercados uno puede adquirir ingredientes de todo tipo. Las opciones vegetarianas y veganas están asimismo muy en boga.

Trabajar para vivir

Aunque en Holanda son muy exigentes en el trabajo y los holandeses viven con una agenda muy ajetreada, se podría decir que los holandeses no viven para trabajar sino para vivir, ya que los horarios de trabajo se cumplen escrupulosamente y la conciliación familiar se tiene mucho en cuenta.

El nivel de bienestar es en general bastante elevado y, ya que los sueldos son más altos, uno puede vivir holgadamente trabajando menos horas de lo que estamos acostumbrados en otros países.

Comunicarse con el vecindario

Muy curiosa es la manera que tienen los holandeses de dar a conocer ciertos eventos con el resto del vecindario sin tener que hablar directamente. Solo hace falta dar una vuelta por el barrio para saber quién está de celebración, ya sea por su cumpleaños, aniversario de bodas, nacimiento de un bebé o porque el niño ha aprobado el instituto. Decoraciones como globos, banderines y muñecos inflables (para los cumpleaños y aniversarios), carteles con una cigüeña (para los recién nacidos) o mochilas colgando de la bandera holandesa (para los graduados) así lo delatan.

Tener ventanas sin rejas

Lo que en otros países quizás sería impensable, en Holanda sí que es posible: el tener una casa sin verjas y las ventanas a pie de calle sin rejas. Es más, las ventanas de la mayoría de las casas en Holanda son enormes y los holandeses tienen la costumbre de no usar persianas y de dejar las cortinas bien abiertas para que así entre más luz, por lo que uno desde la calle puede ver todo lo que sucede dentro de la casa.

Hacer sonar la alarma de emergencia

Cada primer lunes del mes a las 12:00 h del mediodía se oye una sirena por toda Holanda. La señal tiene una duración continua de 1 minuto y 26 segundos y se emite a modo de test, por lo que nadie se preocupa si la oye. Esta alarma se creó durante la guerra fría para advertir contra los bombardeos aéreos y en la actualidad se usa para advertir a la población en caso de situaciones peligrosas, menos el primer lunes del mes, que es cuando se hace el test. Si escuchas la sirena varias veces seguidas, entonces si que hay una alarma.

Celebrarlo todo en círculo

Lo normal en Holanda es celebrar eventos como los cumpleaños con tus amigos y familiares. Estos visitan la casa del anfitrión y le traen regalos. A cambio reciben un trozo de pastel y una taza de café o té. Los invitados se sientan en círculo y conversan animadamente entre ellos, cambiando de vez en cuando de sitio para así poder hablar con todo el mundo. Una vez el pastel ha sido consumido se pasa al picoteo ya más salado, con chips, dados de queso, frutos secos o bitterballen, y por supuesto, una cerveza.

¿Sabías qué?

En Holanda no hay tradición de celebrar santos pero sí los cumpleaños. En este caso es tradición felicitar también a los familiares y amigos del homenajeado. Fechas importantes como los 50 y 60 años se celebran además por todo lo alto.

Disfrutar del sol

Como país lluvioso que es, los holandeses saben apreciar cada rayo del sol. A la mínima que hace buen tiempo los holandeses se ponen sus vestimentas de verano y salen a la calle a disfrutar del sol, ya sea dando un paseo, en las terrazas de los bares, haciendo un picnic en los parques, una barbacoa en el jardín o tomando el sol en la playa.

Comprar de segunda mano

A los holandeses les encanta ahorrar y a la hora de comprar siempre van buscando las ofertas. En esta misma línea, en Holanda está muy aceptado el comprar objetos de segunda mano, ya sea por internet, en mercadillos o tiendas especializadas en productos de segunda mano.

Otros fenómenos, como el de los puntos de intercambio de libros en la calle, son también muy populares.

Vender sin intermediarios

El nivel de educación y honestidad de los holandeses es tal que ya son muchas ta las tiendas y supermercados en Holanda que cuentan con sistemas de autoescaneo.

Muchos granjeros incluso ofrecen sus productos en la calle sin estar ellos presentes. Para ello tienen unos puestos a pie de calle donde colocan sus verduras y frutas, huevos u otros alimentos, para que la gente los compre. El mismo cliente se sirve por si mismo y deposita en la caja fuerte la suma de dinero pertinente.

Otras curiosidades de la cultura holandesa

  • Las tiendas abren hasta las 18:00 h y suelen tener un día a la semana que abren hasta las 21:00 h (la llamada koopavond).
  • Las mujeres una vez casadas suelen cambiarse el apellido por el del marido.
  • El 25% de las mujeres holandesas dan a luz en su casa y el nombre del bebé se mantiene en secreto hasta que este haya nacido.
  • La escuela se empieza a los 4 años y es sólo por las mañanas (hasta las 14:30 o 12:00 h según el día).
  • Acostumbrados a lo que están a la lluvia, los holandeses no se inmutan ni usan el paraguas si caen cuatro gotas.
  • A los holandeses les encanta planificar y abordar las cosas y son verdaderos entusiastas del bricolaje.

Dónde ver la Holanda más típica

Quien durante su estancia por los Países Bajos desee experimentar la Holanda más típica, no debe de perderse los canales de Ámsterdam, la ciudad quesera de Gouda o los molinos de Kinderdijk y el poblado de Zaanse Schans. Y si es época de tulipanes, entonces hay que acercarse también a Lisse para visitar el Keukenhof.

Pero Holanda es obviamente mucho más que esto. A continuación os dejo una lista con las opciones más interesantes para adentrarse en la cultura holandesa y vivir Holanda como un holandés.

Los bruine cafés

Ningún lugar mejor para entablar conversación con un local que un bruin café, los típicos bares de Holanda. A los holandeses les encanta sentarse en la terraza de los bares y cafés y ver la gente pasar mientras saborean una rica cerveza y piden unos bitterballen (croquetas holandesas) y tacos de queso para acompañarla.

Muchos de los bruine cafés holandeses se convierten además en verdaderos clubs nocturnos al caer la noche, ofreciendo todo tipo de conciertos en directo y fiestas para sus clientes.

El mercado semanal

En la mayoría de pueblos y ciudades holandesas suele organizarse una vez a la semana un mercado al aire libre en el que se venden tanto frutas y verduras como carnes, embutidos, pan, quesos y pescados. En algunos casos también encontrarás paradas con flores, ropa, telas y otros accesorios.

Este el es lugar perfecto para probar algunos de los productos más típicos del país, como las galletas stroopwafel (gofres holandeses), el queso holandés, el kibbeling (pescado rebozado) o el haring (arenque crudo).

El mercado de queso

Una mención especial merecen los mercados de queso que todavía hoy se organizan en algunas ciudades holandesas como Gouda, Edam y Alkmaar. Aquí se muestra, pesa y vende el queso de la misma forma que se hacía antiguamente: ¡todo un espectáculo!

Diques y campos de pólders

Nada más holandés que pasear en bici por encima de un dique. Muchas partes de los Países Bajos quedan por debajo del nivel del mar por lo que los holandeses se las han tenido que ingeniar para protegerse ante las inundaciones.

En ese sentido, los Países Bajos son un ejemplo mundial a seguir. Su ingenioso sistema de diques y esclusas protegen al país de la subida del agua y lo hacen uno de los lugares más seguros a pesar de los riesgos del cambio climático.

Indispensable en ese sentido es una visita al parque de Neeltje Jans o ver el famoso Afsluitdijk.

¿Sabías qué?

Muchas partes de los Países Bajos eran en la antigüedad terrenos pantanosos que imposibilitaban el cultivo. El secado masivo de lagos y humedales en Holanda gracias a la creación de pólders permitió al país ganarle terreno al agua y aumentar su tamaño, hasta tal punto que los holandeses crearon una provincia totalmente nueva, Flevoland.

Los molinos de viento

Otra imagen típica de Holanda es la de sus molinos de viento. Los más impresionantes sin duda son los 19 molinos de Kinderdijk, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, pero en realidad es muy fácil ver molinos en Holanda estés por donde estés. Muchos de ellos todavía están en funcionamiento y se pueden visitar.

Molinos en Kinderdijk Holanda
Molinos en Kinderdijk

Los campos de tulipanes

Gran parte de Holanda se tiñe de colores con la llegada de la primavera. Son los campos de bulbos en flor, con el tulipán como máximo exponente de la nación. Indispensable en esta época del año es hacer una visita a los campos tulipanes y ver el hermoso jardín del Keukenhof.

Otro lugar interesante para los amantes de las flores es la subasta de flores en Aalsmeer, ¡la más grande del mundo!

Los museos de Holanda

En Holanda existen varios museos que exponen de forma muy visual y entretenida todo lo que es la historia del país. Algunos de mis favoritos son el Openluchtmuseum Arnhem, el Zuiderzeemuseum y el Openluchtmuseum Veenpark.

Para los niños nada más divertido que hacer una visita a Madurodam y ver Holanda en miniatura o subirse a un auténtico buque de ultramar de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales el museo de Batavialand.

Las ciudades y pueblos de Holanda

Muchos visitantes cometen el error de sólo ver Ámsterdam durante su visita a Holanda. De ese modo se pierden todo lo que es la campiña holandesa, la costa y la naturaleza del país.

Holanda cuenta además con un gran número de pueblos y ciudades históricas llenas de edificios monumentales, interesantes museos y buenos restaurantes. Lugares como la ciudad quesera de Alkmaar, la ciudad de la porcelana Delft, la ciudad hanseática de Deventer o la ciudad universitaria de Leiden, son igual o incluso más bonitas que Ámsterdam.

Lee aquí más sobre:

Índice