¡Los mejores consejos de un local!

Molinos en Holanda

Índice

Los Países Bajos son ya desde hace siglos tierra de molinos. Lo que quizás no sabías es que existen muchos tipos de molinos diferentes y que en la actualidad todavía se pueden visitar algunos de ellos. En esta página te informo sobre todo lo que necesitas saber acerca de los molinos holandeses y dónde los puedes ver.

Cómo son los molinos en Holanda

Desde el siglo XIII que hay molinos en Holanda. Los hay de todo tipo según sus funciones, aunque la llegada de la tecnología moderna ha reducido su número de forma significante.

En la antigüedad estos molinos servían para muchas cosas: para drenar el agua, serrar madera, moler grano o fabricar aceite o papel entre otros.

Los molinos holandeses (en holandés molen) suelen componerse de un cuerpo de madera o piedra con una cabeza giratoria donde están fijadas las aspas. Para hacer funcionar el molino es necesario girar la cabeza hacia el viento, una tarea que no está exento de riesgos y que realizan los molineros holandeses (molenaar). En el caso de los molinos de agua, estos hacen uso de la misma fuerza del agua para mover sus ruedas.

En la actualidad, de los molinos que se han conservado muchos se han preservado como bien histórico de interés nacional y otros se han transformado en vivienda.

Tipos de molinos en Holanda

Existen diferentes tipos de molinos en Holanda, según cual fuera su forma (tipo de base y cuerpo), material (de madera o piedra), manejo (desde dentro -binnenkuier-, fuera -buitenkruier- o que gira por si mismo -zelfkruier-; si gira todo el cuerpo -onderkruier-, solo una parte -standerdmolen o wipmolen- o sólo la cabeza -bovenkruier-), función principal (poldermolen para drenar los pólders y korenmolen para moler el grano) o tipo de energía empleada (windmolen para los molinos de viento y watermolen para los de agua).

Molinos de viento

  • Paltrokmolen: molinos con los que se cortaba la madera. Tenían un porche donde se situaba la serrería que incluía una grúa para sacar los troncos del agua.
  • Standermolen: molinos de cuerpo de madera que giran en torno a un poste central. Son los más antiguos de los Países Bajos y se solían utilizar para moler grano.
  • Wipmolen: molinos de madera de base piramidal usados para drenar agua. En los wipmolen solo gira la parte superior del molino. Estos también se conocen como spinnenkop en la zona de Frisia. Otras versiones del wipmolen son los weidemolen, de dimensiones más pequeñas y que salían más baratos, y los wipstellingmolen, más altos que los wipmolen gracias a una plataforma intermedia.
  • Stellingmolen: molinos muy altos de piedra con una plataforma intermedia. Se utilizaban sobretodo para moler grano, hacer aceite, papel o la fabricación de pigmentos. En la parte inferior podía habitar el molinero con su familia.
  • Bergmolen: molinos de piedra construidos en pequeños montículos para así estar más elevados. La parte interior del montículo era asimismo empleada como almacén y tenía entrada directa a pie de calle. Los bergmolen se utilizaban para moler el grano y hacer harina. También se conocen como beltmolen. En caso de no estar en un montículo, se les llama grondzeiler.
  • Torenmolen: molinos de piedra en un cuerpo con forma de torre, parecidos a los molinos españoles de La Mancha. Se empleaban para moler grano y son los más antiguos después de los molinos stander.
  • Tjasker: sencillo molino de madera inclinado que se utilizaba para drenar pequeñas zonas inundadas haciendo uso de un tornillo de Arquímedes. Es típico de la zona de Frísia y viene a ser el tipo de molino más pequeño de Holanda.

Molinos de agua

  • Onderslag watermolen: este molino de agua hacía uso de la fuerza del agua corriente de un río para hacer mover la rueda de agua del molino.
  • Bovenslag watermolen: en los molinos de agua bovenslag el agua del río cae con gran fuerza y hace que la rueda del molino gire.

Los molinos para el drenaje

Los poldermolens, molinos para el drenaje del agua, son quizás los más importantes y representativos de Holanda, ya que es gracias a ellos que el país haya ganado de forma sistemática tierra al mar.

Debido al riesgo de inundación por las crecidas de los ríos, las casas y pueblos en Holanda se han construido desde antaño en zonas elevadas o protegidas por diques. Más tarde, en los siglos XVII y XVIII se empezaron a drenar profundos lagos con la ayuda de hileras de molinos (lo que se conoce como drenaje gradual) y se crearon nuevas tierras gracias al cierre del Zuiderzee. Los famosos pólders y canales holandeses forman junto a los molinos parte de este sistema tan audaz con el que Holanda supo aumentar su tamaño y dominar las crecidas de los ríos.

Dónde ver molinos en Holanda

Ahora que ya sabes qué tipos de molinos existen en Holanda te preguntarás dónde puedes encontrarlos. Holanda es tierra de molinos y estos son fáciles de ver en muchos lugares. La mayoría de ellos siguen en funcionamiento y están abiertos al público. A continuación te presento una selección de los mejores lugares para ver molinos en Holanda.

Kinderdijk

Con sus 19 molinos antiguos es Kinderdijk hoy en dia el mejor lugar donde ver molinos en Holanda y descubrir su función de drenaje del agua. Por su gran valor histórico y cultural, Kinderdijk forma parte además de la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

¡Mi consejo!

No te pierdas en Kinderdijk el Museummolen Blokweer, un molino del tipo wipmolen de 1630 abierto al público, y el Museummolen Nederwaard, un grondzeiler del año 1738.

Zaanse Schans

En este pequeño pueblo-museo al aire libre cerca de Zandaam se encuentran varios molinos de madera típicos de la zona. Aquí se corta madera, se hace aceite, harina y especias o se fabrica papel y tintes a la antigua usanza. Una visita al molino incluye el subir a la plataforma desde donde disfrutar de unas maravillosas vistas y aprender más del Zaanstreek, que fue la primera zona industrial de toda Europa.

Muy interesante es la visita al Molenmuseum De Zaansche Molen (fecha de apertura prevista mediados 2020), que explica la historia de la industria molinera, recoge todo tipo de molinos en miniatura e incluye la obra de arte "Molenpanorama".

Schermerhorn

En Schermerhorn todavía restan once de los 52 molinos que entre 1636 y 1635 secaron el lago Schermer y crearon lo que se conoce como el pólder de Schermer, el Schermerpolder. El Molenmuseum de Schermerhorn es uno de ellos y está abierto al público como museo. Durante su visita descubrirás cómo trabajaban los molineros y como era la vida en un molino.

Schiedam

En el mismo centro de la ciudad de Schiedam se alzan los molinos más grandes del mundo. En ellos se molía antiguamente el grano para hacer ginebra. De los 20 molinos originales sólo quedan cinco en pie, y uno de ellos está abierto como museo, el Museummolen De Nieuwe Palmboom.

Arnhem

La ciudad de Arnhem cuenta con varios sitios donde disfrutar de los molinos holandeses en todas sus facetas. Por ejemplo en el museo al aire libre de Arnhem, el Nederlands Openluchtmuseum, se exponen varios tipos de molinos antiguos, desde los que regulaban el agua hasta los que molían el grano o cortaban la madera. Los molinos todavía están en funcionamiento y se pueden visitar por dentro.

En el parque Sonsbeek hay varios ejemplos muy bien conservados de molinos de agua. En uno de ellos se sigue todavía hoy moliendo harina, que puedes comprar después de haber hecho una visita. En el otro de los molinos se sitúa el museo del agua de Holanda, el Watermuseum. Un lugar donde aprenderás más sobre la relación de Holanda con el agua.

Y ya por terminar, en el barrio de Klarendal se encuentra un molino de viento famoso por haber albergado antaño un burdel.

Haarlem

Una visita a la ciudad de Haarlem no es completa sin haber visitado su molino más famoso, el Adriaan, del año 1779. Este molino del tipo stelling es uno de los más conocidos de Haarlem y se sitúa a las orillas del río Spaarne. En su interior se presenta una exposición sobre el molino Spaarne y los molinos holandeses en general. La visita incluye un recorrido por el molino incluidas las vistas desde la plataforma sobre el río Spaarne.

Weesp

La ciudad de Weesp cuenta con 3 molinos, de los cuales dos se pueden visitar. El molino más interesante es el llamado Vriendschap, un molino de viento construido en 1900 en el sitio donde hubo un molino incendiado en 1899. De Vriendschap es un molino de harina tradicional que todavía funciona y en el que se fabrican todo tipo de harinas y productos para hornear. 

Otras ciudades holandesas con molinos son: Aalsmeer, Delft, Leiden, Wageningen y Utrecht.

Dormir en un molino

Una experiencia única es la de dormir en un molino. De los molinos conservados algunos han sido adaptados a viviendas o bien conservan la casa anexa del molinero, que ahora se alquilan de cara al turismo. Mi consejo: ¡no dejes pasar la oportunidad de experimentar la Holanda más auténtica durmiendo en un molino de viento con vistas a los pólders!

A continuación te dejo algunas sugerencias:

Otra información de interés

  • En Holanda hay hoy en dia más de 1.200 molinos en funcionamiento, la mayoría a cargo de molineros voluntarios. El banderín azul indica si el molino está abierto al público.
  • Cada año se celebra en el segundo fin de semana de mayo el Nationale Molendag o Día Nacional de los Molinos. Muchos molinos abren este dia al público, organizando visitas guiadas con los molineros además de actividades como ferias, mercados y exposiciones. Cada región tiene además su propio dia de los molinos entre marzo y noviembre.
  • Para más información sobre los molinos en Holanda visita la web oficial https://www.molens.nl.
Índice