¡Los mejores consejos de un local!

Día del Rey en Holanda

Añadido en en Eventos
Índice

Durante el Koningsdag, Día del Rey en Holanda, los holandeses se visten de naranja, sacan a lucir su bandera y celebran el cumpleaños del rey holandés por todo lo alto, con fiestas, conciertos y mercadillos al aire libre. Si estás en Holanda a finales de abril no debes de perderte esta celebración. En esta página encontrarás la programación y todo lo que debes de saber sobre cómo celebrar el Día del Rey como un holandés.

El Día del Rey

En el Día del Rey los holandeses celebran el cumpleaños de su rey o jefe de Estado vistiéndose de naranja (el color nacional de Holanda y el nombre de la familia real holandesa, la Casa de Oranje), izando la bandera holandesa en sus casas, comiendo oranje tompouce y bebiendo oranjebitter. Por todo el país se organizan festivales, ferias y mercadillos al aire libre. Es, en definitiva, un día de júbilo y fiesta en el que participa todo el mundo.

Cuándo es el Día del Rey

El Día del Rey se celebra en la actualidad cada 27 de abril, el día del cumpleaños del actual rey Guillermo de Holanda (en holandés Willem-Alexander Claus George Ferdinand van Oranje-Nassau). En caso de que el 27 de abril cayera en domingo, la fiesta se pasa a celebrar el sábado anterior.

La noche del día 26 de abril, la víspera del Día del Rey, tiene lugar la Koningsnacht o Noche del Rey, con muchas fiestas y conciertos en las plazas de pueblos y ciudades. Asimismo, en las escuelas es muy típico celebrar los Koningsspelen o Juegos del Rey el viernes anterior a la fiesta. Un día repleto de actividades deportivas para niños de los Países Bajos.

¿Sabías qué?

Koningsdag o Día del Rey se llamaba antes Koninginnedag (Día de la Reina) y tenía lugar el 30 de abril. Con el cambio de trono en 2013 pasó a celebrarse en el día del cumpleaños del rey Guillermo, el 27 de abril. Aún así todavía aparecen cada año el 30 de abril turistas vestidos de naranja que no saben que el Día del Rey cambió de fecha con el último cambio de trono.

26 de abril: Koningsnacht (Noche del Rey)

Los festejos del Día del Rey empiezan siempre ya la noche anterior, el 26 de abril, con las fiestas de Koningsnacht o Noche del Rey. Durante la Koningsnacht se celebran todo tipo de conciertos gratuitos y fiestas en las principales ciudades holandesas, desde la noche hasta altas horas de la madrugada. Ciudades como Ámsterdam, Arnhem y La Haya celebran la Koningsnacht por todo lo alto.

27 de abril: Koningsdag (Día del Rey)

Koningsdag o Día del Rey es un día de carácter más familiar, en el que los holandeses salen a la calle a vender o comprar cosas de segunda mano en los mercadillos, van a la feria o disfrutan de la música en uno de los múltiples conciertos gratuitos que se hacen en las plazas y calles de Holanda.

La familia real realiza cada año a su vez una visita oficial a una ciudad holandesa para celebrar el Día del Rey, que es retransmitida en directo por televisión.

La celebración del Día del Rey termina en muchos lugares del país con fuegos artificiales y con el concierto de Koningsdag (el Koningsdagconcert) que se retransmite por televisión.

Cómo celebrar el Día del Rey

El Día del Rey es uno de los pocos festivos en Holanda. Es un día de júbilo en el que las calles se llenan de gente con ganas de fiesta y en el que los holandeses demuestran su lado más patriótico. Es imposible estar en Holanda y pasar por alto tal evento, ya que el país entero se vuelca en la celebración del Día del Rey. A continuación te presento varias maneras con las que celebrar el Día del Rey como un holandés más.

Ropa naranja

Durante el Día del Rey los holandeses se visten de color naranja: camisas, pantalones, chaquetas o accesorios como gafas, pelucas o cintas de pelo... ¡todo vale en un día como hoy! El toque final lo da la bandera holandesa, ya sea pintada en la cara o en un banderín.

Oranje tompouce

Un manjar ideal para festejar el Día del Rey como un holandés es el tompouce. Este hojaldre crujiente relleno de crema es un dulce ya de por sí súper típico de Holanda, pero para el Día del Rey este se colorea de naranja.

Tampoco es de extrañar encontrarse con grandes colas en las pastelerías holandesas durante el Día del Rey: las mejores tompouces naranjas las encontrarás aquí.

En el supermercado o pastelería también encontrarás otros productos anaranjados, como cruasanes o soesjes holandesas.

Oranjebitter

El oranjebitter es el licor, de color naranja por supuesto, con el que los holandeses brindan por el cumpleaños de su rey. Es una bebida que se inventó ya en 1620 para celebrar la victoria del príncipe Frederik Hendrik y que desde que Guillermo subió al trono está ganando popularidad.

Mercadillos de segunda mano

Durante el Día del Rey se permite la venta ambulante de productos usados, lo que se conoce como vrijmarkt, en el que además es típico regatear en el precio. Durante el Día del Rey es muy común encontrarte con mercadillos al aire libre con gente vendiendo de todo: libros, ropa, juguetes u objetos de la casa y trastos viejos que ya no usan por muy poco dinero.

También son muchos los niños que ofrecen limonada casera o bailan para así entretener a la gente y ganarse unos céntimos.

Los mercadillos más conocidos son el del Vondelpark en Ámsterdam, y el de Utrecht, que comienza ya la noche anterior.

Fiesta y música

Por todo el país se organizan festivales y conciertos al aire libre gratuitos. Ciudades como Ámsterdam y Arnhem se convierten en grandes festivales al aire libre gracias a sus múltiples escenarios con actuaciones en directo de diferentes artistas y DJ’s. La fiesta empieza en la noche de Koningsnacht y continúa al día siguiente a partir del mediodía hasta la noche, cuando se hacen los fuegos artificiales.

¡Mi consejo!

Sigue las directrices de la policía de cara a evitar aglomeraciones (la policía instala por ejemplo pantallas donde se aconseja al público dónde ir) y haz uso del transporte público o la bicicleta para moverte.

Dónde celebrar el Día del Rey

Ámsterdam es la ciudad escogida por muchos holandeses y turistas para disfrutar de la fiesta del Día del Rey. Pero en realidad son muchas las actividades, fiestas y conciertos, que se organizan por todo el país durante el Día del Rey. Ciudades como Arnhem, Eindhoven, La Haya y Utrecht, destacan junto a Ámsterdam como centros de la fiesta y nunca defraudan a sus visitantes.

Día del Rey en Ámsterdam

La ciudad de Ámsterdam y sus canales se llenan especialmente de gente durante el Día del Rey. Indispensables de ver son el mercadillo o vrijmarkt en el Vondelpark y las actuaciones y conciertos gratuitos en el Museumplein y el NDSM Vrijhaven.

Si vienes con niños no te pierdas el ambiente familiar de Watergraafsmeer, con feria, teatro, circo y música, diferentes puestos de comida y mucha gente vendiendo cosas de segunda mano, además de la tradicional feria de la plaza de Dam.

Ir a la feria

El plan más familiar que puedes hacer durante el Día del Rey, es visitar alguna de las ferias que se montan especialmente para este día, las llamadas Koningskermis. Las encontrarás en muchos lugares, como en el centro de La Haya, Róterdam, Haarlem, Hilversum, Apeldoorn, Capelle aan den IJssel y Dordrecht.

Ir a ver la familia real

Cada año la familia real holandesa visita una ciudad de los Países Bajos durante el Día del Rey. Allí hacen un recorrido por el centro de la ciudad en el que se mezclan con la gente y participan en diferentes actos y actividades organizadas por los habitantes de la ciudad. El público tiene la oportunidad de ver e incluso de saludar a los reyes y sus familiares.

La visita del rey es siempre un acto muy concurrido que se retransmite en directo por televisión y sirve a la ciudad anfitriona para lucirse. En 2020 la ciudad anfitriona es Maastricht.

Historia del Día del Rey

En los Países Bajos se conmemora el cumpleaños de su rey o reina desde el 31 de agosto de 1885, el día del nacimiento de la reina Guillermina. Por aquel entonces se le llamaba Día de la Princesa y consistía en calles engalanadas y juegos infantiles. El día pasó a llamarse Día de la Reina (Koninginnedag) cuando Guillermina fue coronada reina en 1890.

Cuando Juliana la sucedió en el trono en 1948, el Día de la Reina pasó a celebrarse el 30 de abril, coincidiendo con su cumpleaños. Por aquel entonces la fecha se celebraba con un gran desfile en el Palacio de Soestdijk.

Su sucesora, la reina Beatriz, decidió conservar el día de fiesta el 30 de abril, ya que su cumpleaños en el 31 de enero no era una fecha muy propicia para los festejos al aire libre. Asimismo fue la reina Beatriz la que inauguró la tradición de pasearse por el país y visitar diferentes localidades durante el Día de la Reina. 

Su hijo Guillermo, el actual rey y jefe de Estado de Holanda, cambió de nuevo la fecha de la fiesta al 27 de abril, el día de su cumpleaños, que pasó a llamarse Koningsdag o Día del Rey. Él continúa la tradición de su madre, visitando cada año una localidad nueva y mezclándose así con el pueblo en un día lleno de fiesta y alegría.

Cosas a tener en cuenta

  • El Día del Rey (o de la Reina) es probablemente una de las fiestas más divertidas de Holanda.
  • Si no quieres desentonar, lo mejor es vestirse con alguna prenda de ropa naranja.
  • Todos los conciertos y festivales del Día del Rey son gratuitos y atraen a mucha gente. Ves con cuidado con las aglomeraciones.
  • El transporte público es el medio recomendado para visitar ciudades como Ámsterdam y Arnhem, dónde se celebran las fiestas más grandes.
  • Bebe con moderación. Está prohibido hacer botellón o ir con más de una consumición en la mano. La mayoría de los holandeses compran sus bebidas en los puestos de venta que se ponen en la calle.

No se han encontrado comentarios. Sé el primero en dejar un comentario.

Deja aquí tu comentario


Índice