¡Los mejores consejos de un local!

Por qué viajar a Holanda: 10 razones para decidirse

Añadido en en Turismo
10 motivos para visitar Holanda
Índice

Seguramente has escuchado mil maravillas sobre los Países Bajos y has visto preciosas fotos de sus campos de tulipanes y canales. Pero quizás te preguntas si realmente merece la pena viajar a Holanda. La respuesta corta es: sí, ¡por supuesto! Y para explayar esta afirmación te dejo mis 10 motivos por los que deberías visitar los Países Bajos.

10 razones por las que viajar a Holanda

1. Por su pequeño formato

Las pequeñas dimensiones de Holanda y sus buenas infraestructuras de transporte es uno de los principales alicientes para visitar el país, ya que en un relativo corto plazo de tiempo el visitante puede ver miles de lugares diferentes.

Aunque la bicicleta sea el medio de transporte más usado por los holandeses, existe una muy buena red de transporte público de trenes, autobuses, metros y tranvías, que permite hacer distancias mayores, y todo con una misma tarjeta recargable: la OV-chipkaart. ¡Más fácil imposible!

2. Por su valor histórico

Holanda es un país que ya en época romana fue habitado. Su gran legado histórico de fuertes, castillos y ciudades medievales, la hacen un destino de lo más interesante para los amantes de la historia.

La época de oro de Holanda, cuando ésta dominaba el comercio de ultramar, es una de las épocas que despierta mayor interés, ya que aquí es dónde se forjó la riqueza del país, que pasó de vivir del campo a ser una nación de grandes comerciantes.

Pero su paso por la Segunda Guerra Mundial, o la Guerra de los Ochenta Años que mantuvo contra el Reino de España, son otros capítulos interesantes que se tratan en muchos de los museos del país.

3. Por su gran belleza

En Holanda encuentras casas y jardines de ensueño, ciudades centenarias con preciosos edificios históricos, grandes fortalezas y castillos, y una naturaleza que destaca por su diversidad y hermosura. ¿Qué decir de los campos de bulbos en flor o la costa holandesa?

El agua, elemento presente por todo el país, hace de Holanda un país todavía más singular, gracias a sus hermosos canales, sistema de pólderes, diques y molinos.

4. Por su gastronomía

Aunque los Países Bajos no están especialmente reconocidos por su oferta gastronómica, sí que incluyen unos cuantos manjares que son dignos de deleitar cualquier paladar. Hablamos por supuesto de los quesos holandeses, en especial el queso Gouda, los gofres de caramelo (stroopwafels), los arenques crudos (haring) y las croquetas holandesas (bitterballen).

Y para cuando el hambre asoma durante una visita a Holanda, siempre están los snackbars con sus patatas fritas y salchichas tipo frikandel.

5. Por su gente

Holanda se compone por una sociedad abierta y moderna. Su multiculturalismo es palpable en todos los niveles de la sociedad, haciendo de Holanda un país de mil caras y colores. Aún así, a todos les une ese sentimiento de pertenecer a una gran nación. Un orgullo que sacan a relucir sobretodo en días como el Día del Rey o cuando la selección holandesa juega un partido importante.

De los holandeses se puede aprender muchas cosas: de cómo ser atento, ser puntuales y cumplir promesas, hasta cómo decir las cosas sin andarse con rodeos, ser prácticos, respetuosos y abiertos de mente.

En el fondo, aunque tengan fama de ser gente fría, los holandeses son gente muy amable y abierta una vez les conoces y hablas su lengua y les encanta conocer a gente de otras culturas.

¿Sabías qué?

Van Gogh, Rembrandt, Erasmus... son nombres que seguro que te suenan y todos tienen que ver con Holanda. Holanda ha sido de hecho la cuna de grandes pensadores, descubridores y artistas, y su legado es todavía hoy visible en las calles y museos del país.

6. Por su cultura y vanguardismo

Aunque como ya hemos mencionado, Holanda es un país moderno, multicultural y de mentalidad abierta, existen tradiciones que se siguen celebrando a rajatabla, como lo es la celebración de Sinterklaas o la Pascua. Es en estos momentos en que la cultura y tradiciones del país más salen a relucir. 

Pero también es interesante ver cómo los holandeses tratan con temas tan avanzados cómo la legalidad de la marihuana y la prostitución, el medio ambiente y el veganismo o la eutanasia, sin olvidarnos del ingenioso sistema de diques, pólderes y esclusas que tienen para protegerse de la subida del nivel del agua.

Otros aspectos de la cultura holandesa, como su horario de comidas, el diseño holandés y los productos típicos, ayudarán al viajante a descubrir una Holanda que va mucho más allá de las bicicletas, los canales o los campos de tulipanes.

7. Por el idioma

Gracias al buen dominio del inglés por la mayoría de la población holandesa, la comunicación no será ningún problema para aquellos que sepan inglés. Incluso las cajeras de supermercado saben inglés y en algunos casos ¡hasta chapurrean español!

Las informaciones en lugares como el aeropuerto y el transporte público suelen estar en holandés e inglés y en caso de duda siempre puedes preguntar a algún holandés que seguro te sabrá ayudar. En cines y televisión los programas y películas extranjeras se emiten además en su versión original, con subtítulos en holandés.

En definitiva: un viaje a Holanda te servirá, en parte, para practicar tu inglés e incluso para mejorar tu nivel.

8. Por su clima

Aunque el frío y la lluvia no suele ser un gran aliciente a la hora de escoger un destino de viaje, en Holanda hasta los días de mal tiempo tienen algo de especial. Así disfrutas el doble de sus acogedoras cafeterías y museos. 

Pero al igual que puede llover, también puede salir el sol, y entonces experimentarás con sorpresa la forma tan peculiar que tienen los holandeses de disfrutar del buen tiempo: saliendo de paseo, tomándose algo en las terrazas y apurando cada rayo de sol al máximo.

Lo mejor del clima holandés es que los veranos no suelen ser tan calurosos como en España y que en invierno la nieve se deja ver, pero solo muy de vez en cuando, sin ocasionar grandes estragos. En ocasiones incluso se puede practicar el patinaje sobre hielo en lagos naturales.

9. Por lo bien que todo funciona

Aunque los holandeses en su mayoría detestan las mil y unas reglas por las que el país se rige, no cabe duda que las cosas funcionan muy bien en Holanda. Los trenes llegan a su hora, las calles están limpias, la sanidad y educación es de muy buena calidad, el paro siempre está a niveles muy bajos y en general se vive muy bien en los Países Bajos, lo que genera un gran bienestar y riqueza entre sus habitantes.

Como viajante no tendrás pues nada de qué preocuparte a nivel de sanidad y transporte público, de salubridad o de seguridad en general, aunque en Ámsterdam, como en toda gran ciudad, es importante estar al tanto de tus objetos personales en lugares muy concurridos.

10. Por lo tranquilo que es

Sobretodo fuera de las ciudades, el ambiente que se vive en Holanda es de tranquilidad. La seguridad no suele ser un problema, la gente confía en sus conciudadanos, hasta el punto que los niños van solos al colegio, la gente deja la puerta de su casa abierta o en los supermercados tienen cajas autogestionadas. Viajar a la campiña holandesa o pasar el día en una de sus playas, es sinónimo a relajación total, incluso para sus mismos habitantes.

No dejes, pues, pasar la oportunidad de visitar los Países Bajos y de dejarte sorprender por sus mil caras, sus parajes naturales, ciudades y pueblos de cuento y descubrir su cultura, modernidad y buen don de gentes.

¿A tí qué es lo que más te sorprendió de Holanda o por qué motivos quieres visitarla?

Lee aquí más sobre viajar a Holanda y prepara tu viaje.

No se han encontrado comentarios. Sé el primero en dejar un comentario.

Deja aquí tu comentario


Índice